Pide bajada de ratio y más profesores

El PSOE exige a Moreno Bonilla que “apueste por la educación pública” y que “frene el desmantelamiento” de la última legislatura

El parlamentario electo Jacinto Viedma exigió hoy a la Junta de Andalucía que “apueste por la educación pública, que invierta en educación y que frene el desmantelamiento iniciado en la legislatura anterior”. Viedma hizo estas declaraciones junto a la secretaria de Política Municipal del PSOE de Jaén, Isabel Uceda, en las puertas del Colegio de Infantil y Primaria Muñoz Garnica de la capital, que fue cerrado por Moreno Bonilla el curso pasado.

Viedma y Uceda, junto al CEIP Muñoz Garnica cerrado por Moreno Bonilla

Viedma afirmó que la bajada de la natalidad “no puede ser una excusa para suprimir clases”, sino todo lo contrario: “debe ser un punto de partida para la bajada de la ratio y la mejora de la educación”.

En este sentido ,añadió que desde el PSOE se va a trabajar en esta legislatura para exigir a la Junta de Andalucía “la universalización de la educación infantil de 0-3 años, la bajada de la ratio en todos los centros no universitarios, un plan para la formación del profesorado, el refuerzo de la calidad educativa en los centros aumentando la contratación de docentes, que potencie la formación profesional y que amplíe las plantillas de profesores de alumnos con necesidades educativas especiales y del personal de integración”.

El responsable socialista recordó que venimos de “una gestión nefasta” en la anterior legislatura, donde Moreno Bonilla suprimió 124 clases de infantil y primaria en la provincia de Jaén, 33 de ellas en Jaén capital, 13 en Linares, 9 en Úbeda, 6 en La Carolina, 5 en Mengíbar y Andújar, y 4 en Torredelcampo, Villacarrillo y Jódar. Además, cerró 3 centros educativos, el Muñoz Garnica y las Escuelas Infantiles Santa Catalina de Jaén y Jesús de Haro de Bailén.

A esto hay que sumarle el despido de más de 200 profesores denunciado por los sindicatos, la creación de unidades mixtas en Infantil mezclando alumnado de 3 y 4 años en la misma clase, y la “nefasta” gestión de los recursos para el alumnado con necesidades educativas especiales. “Todo ello aderezado con un decreto de escolarización aprobado en el año 2020 que permitía matricular a los alumnos fuera de su área de influencia. Eso motivó el traslado de alumnado de centros públicos a centros privados concertados”, recordó.

Además, se refirió al deterioro de servicios complementarios clave en la educación pública, como la suspensión de los comedores escolares durante 2 cursos en 40 colegios de la provincia, que afectó a casi 2.000 familias que se quedaron sin esta medida de conciliación laboral y familiar. Asimismo, recordó la situación “bajo mínimos” de las actividades extraescolares o el “pésimo” inicio que tuvo el transporte escolar en los primeros días del curso pasado.

  Cortes de sonido

  Comparte en redes sociales

  Más fotografías

Compartir