“LO HEMOS PASADO REALMENTE MAL, PORQUE DÍA TRAS DÍA LOS POSITIVOS IBAN SUBIENDO”

Alcaldesa de Los Villares, Ana Morillo 

Empecemos por lo más urgente. Los Villares ha superado una situación muy complicada por la pandemia. ¿Cómo se encuentra el municipio en estos momentos y cómo valora esas semanas donde la tasa estuvo disparada?

El mes de septiembre fue muy duro en el municipio. Lo hemos pasado realmente mal, porque día tras día los positivos iban subiendo y la tasa llegó a superar los 1000.  Desde el Ayuntamiento hicimos todo lo posible por defender y velar por la seguridad de nuestros vecinos. Ante tanta incertidumbre, transmitir un mensaje de calma y serenidad fue fundamental.

A día de hoy podemos decir que los datos son mucho más tranquilizadores, presentando una incidencia por debajo de los 300.  Aún así atravesamos una situación preocupante a nivel global por lo que no podemos relajarnos y es fundamental no bajar la guardia. Tenemos que estar preparados para afrontar lo que venga.

A usted no le tembló el pulso cuando tuvo que actuar. ¿Qué medidas se tomaron desde el Ayuntamiento?

Evidentemente, ante la grave crisis y con el objetivo de salvaguardar en todo momento la salud de los vecinos y vecinas del municipio, desde el Ayuntamiento tomamos todas las decisiones que estaban en nuestra mano. Adoptamos medidas restrictivas con carácter excepcional al objeto de contribuir a paliar la situación que estábamos atravesando. Entre estas medidas se encontraba el cierre de todos los parques infantiles del municipio. También se cerraron las salas de estudio de la biblioteca municipal y la agenda de actividades socioculturales quedó suspendida en su totalidad. Del mismo modo, se procedió el corte de agua de las fuentes públicas y pilarillos del pueblo y todos los bancos (mobiliario urbano) fueron precintados. La situación supuso además el retraso en la apertura de las instalaciones deportivas municipales y la suspensión del mercadillo.

A su vez, desde el Ayuntamiento hicimos un gran esfuerzo por concienciar e instar a la ciudadanía de la importancia de respetar estrictamente todas las medidas sanitarias: uso de mascarilla, lavado frecuente de manos y distanciamiento social.

Por otra parte, me permití recomendar a la ciudadanía evitar todas aquellas reuniones privadas con familiares y/o amigos que no fuesen estrictamente necesarias.

Fue una de las primeras voces críticas por la ausencia de la Junta de Andalucía. Hoy ya es un clamor generalizado esa falta de apoyo del Gobierno andaluz. ¿Cómo vivieron aquellos momentos?

Fueron momentos complicados, de mucha incertidumbre y preocupación. Durante días nos sentimos totalmente ignorados y abandonados por parte de la Junta. Fue triste. Mientras que las cifras eran cada vez más alarmantes en nuestro pueblo, desde la Junta de Andalucía no recibíamos atención alguna. Durante días, a pesar de la insistencia por nuestra parte, nos fue totalmente imposible entablar un diálogo con esta administración. Durante esa semana y ante el trato bochornoso que estábamos recibiendo por parte de la Junta de Andalucía, fueron muchos los medios de comunicación que se hicieron eco de lo que estaba ocurriendo y es que chirría en cualquier oido que una alcaldesa pida diálogo, colaboración y ayuda y la Administración que tiene la competencia pase olímpicamente del tema, como si el problema fuera de otro.

Los vecinos y vecinas de Los Villares pidieron un cambio en las urnas en las pasadas elecciones municipales. ¿Qué balance hace de estos primeros 15 meses al frente de la Alcaldía?

Cuesta hacer un balance en la situación en la que estamos. Sin duda, el Covid-19 ha afectado de lleno al trabajo diario al frente del Ayuntamiento y nos ha obligado a adaptar nuestra hoja de ruta a las necesidades del momento actual.

Para hacer balance tendría que dividir estos 15 meses de gobierno en dos etapas bien diferenciadas: sin covid-19 y con él.

Tras la toma de posesión nos encontramos un Ayuntamiento en ruinas, donde la nefasta gestión anterior era palpable en todas las áreas. En estos meses le hemos dado un giro de 360º, haciendo una política responsable y útil, primando la eficiencia, la responsabilidad, y la transparencia. Por poner un ejemplo, solo en 15 meses, y sin ninguna subida de impuestos, hemos conseguido reducir la deuda en un millón y medio de euros. Pero además, los primeros meses de gobierno socialista estuvieron claramente marcados por el enriquecimiento cultural y social, donde se organizaron eventos y actividades que sin duda han supuesto un antes y después en la vida del municipio. Sin embargo, el covid-19 inevitablemente nos ha obligado a frenar en este sentido y la situación no nos permite desarrollar los acontecimientos con todo el esplendor que nos gustaría. Seguimos centrados en mejorar la calidad de vida de los villariegos. A base de trabajo y más trabajo, estamos arreglando todos los caminos rurales de nuestro pueblo, mejorando las instalaciones municipales y embelleciendo nuestras calles. Las instalaciones deportivas también han sido renovadas.

Desde marzo, estamos volcados en salvaguardar la salud de nuestros vecinos. Es fundamental generar un entorno lo más seguro posible. Durante estos meses nos hemos dejado la piel para estar a la altura y con la intención de lograr el equilibrio entre la seguridad y el dinamismo social y económico de nuestro pueblo.

¿Cuáles son los retos que tiene Los Villares por delante y sus prioridades en este mandato municipal?           

Nuestra prioridad es sacar a Los Villares del agujero en el que estaba inmerso, queremos cerrar una etapa en blanco y negro de nuestro pueblo y devolverle el color esperanza y la ilusión. Conseguir este objetivo implica trabajar diariamente por mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, cuidando cada rincón. Nos queda aún mucho trabajo para sanear la situación económica y financiera del ayuntamiento, pero tenemos el ritmo marcado y estamos en el camino correcto. Además, lo estamos haciendo sin que ello suponga una parálisis en los servicios públicos o en la vida social del municipio, pues  no vamos a permitir que la mala gestión anterior afecte a los vecinos y vecinas en su día a día.  Estamos convencidos de que una buena gestión repercute de forma positiva en todos los sectores y supone un potente revulsivo como motor económico y dinamizador del pueblo en general. Reducir deuda, generar empleo y mejorar la calidad de los servicios públicos son nuestros principales retos. Tenemos muchos proyectos e iniciativas planteadas, ojalá más pronto que tarde logremos alcanzar la tan ansiada normalidad y ello nos permita continuar con nuestra senda.

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies