EL ESCUDO SOCIAL DEL GOBIERNO HA SIDO FUNDAMENTAL PARA LA PROVINCIA DE JAÉN

Francisco Reyes 

Parece que se empieza a ver la luz al final del túnel…

Pues sí. Hay que ser muy prudentes, porque es verdad que hemos superado una época terrible, tremendamente complicada, con cifras de contagios y de fallecidos que nos han estremecido. Pero también es verdad que esta batalla no está ganada, que el virus está activo, que no podemos bajar la guardia y que no podemos desperdiciar el esfuerzo que hemos realizado durante la etapa del confinamiento. Seguimos acordándonos de esas 29.000 personas han perdido la vida en nuestro país, de sus familiares y también de los miles de hombres y mujeres contagiados que lo pasaron muy mal, que lucharon por su vida y que finalmente lograron vencer al virus. No debemos olvidarlos nunca. Como tampoco olvidaremos el heroico trabajo, verdaderamente sobrehumano, de los profesionales sanitarios, de las trabajadoras sociales, de los transportistas, del sector agroalimentario, de los supermercados y las tiendas de barrio y de todos aquellos que se han batido el cobre durante las peores semanas para protegernos y para que nuestros hogares no quedaran desabastecidos.

3 meses y medio después de la declaración del Estado de Alarma, ¿cómo valora la actuación del Gobierno de España para frenar la pandemia?

A mí me gusta en primer lugar poner las cosas en su contexto. El Gobierno de España, y el conjunto de la sociedad española, se están enfrentando a un enemigo que era desconocido,  que surgió de manera inesperada, un virus que ha puesto en jaque a todo el mundo como desgraciadamente estamos viendo, porque no traía un manual de instrucciones para afrontar sus consecuencias. Teniendo en cuenta esto, creo que el Gobierno ha actuado con rigor, con criterio científico, con responsabilidad, en algunos momentos incluso con sentido de la anticipación y en otros momentos con la valentía de adoptar decisiones muy difíciles que implicaban un enorme sacrificio. Seguramente habrá habido errores, pero ¿qué Gobierno no los habrá cometido en todo el mundo ante una amenaza de estas características? Mire lo que ha pasado en Estados Unidos, Reino Unido o Suecia, por citar algunos ejemplos. Le quiero decir con todo esto que me siento orgulloso del trabajo que ha hecho el Gobierno de España y que creo sinceramente que se ha ganado el respeto incluso de aquellas personas que puedan no compartir sus siglas o que mantengan legítimas diferencias ideológicas. Nadie con un mínimo de decencia puede negarle a este Gobierno que se ha dejado la piel intentando atajar la crisis sanitaria con la mejor de las voluntades y con el máximo de los esfuerzos.

Sin embargo, desde el bloque de la derecha no opinan lo mismo…

Me gustaría pensar que algún día el PP y Vox serán capaces de hacer un ejercicio de reflexión que les conduzca a rectificar, a pedir disculpas y a reconocer que han bordeado, e incluso traspasado, los límites de una oposición responsable. Las derechas de este país han demostrado su pedigrí extremista ante el resto del mundo, con una actitud que yo sólo puedo calificar de incomprensible. No todo vale en política. Las acusaciones y las denuncias que el Gobierno ha tenido que soportar han sido verdaderamente indecentes. Utilizar una tragedia sanitaria mundial para desgastar al Gobierno e intentar obtener rédito político es un comportamiento despreciable. Podríamos rastrear en países de nuestro entorno y comprobar que esta oposición radical e irresponsable sólo la hemos sufrido en nuestro país.

La crisis sanitaria ha derivado en una crisis social y económica. ¿Cómo ha aguantado la provincia de Jaén?

La provincia de Jaén ha sufrido como el resto de España la crudeza de la situación. Pero hemos tenido la fortuna de contar con el Gobierno de Pedro Sánchez en un momento donde los poderes públicos son más importantes que nunca para proteger a su ciudadanía. Y eso es lo que ha hecho el Gobierno con un esfuerzo descomunal: desplegar un escudo social sin precedentes en la historia de España. Y ese escudo ha sido fundamental para la provincia de Jaén. Para las 97.000 personas que han recibido algún tipo de ayuda de los servicios estatales de empleo, para los 30.000 trabajadores protegidos por ERTEs, para los 19.000 autónomos que percibieron prestaciones por cese de actividad, para las 4.200 empresas y autónomos que han podido acceder a una financiación de 456 millones de euros, para los miles de trabajadores temporales y empleadas del hogar que han cobrado una prestación extraordinaria, para los 70.000 trabajadores del campo a los que se ha rebajado el sello agrario, para los miles de olivareros a los que se ha rebajado el IRPF o para esos 2.000 hogares que ya han empezado recibir el Ingreso Mínimo Vital y que se calcula que beneficiará a más de 20.000 personas en la provincia de Jaén. Creo que con este resumen, queda todo dicho. Y esto ha sido posible porque había un Gobierno socialista en España. No todos los Gobiernos habrían hecho lo mismo

En Andalucía el virus ha tenido menor efecto sobre la salud pública, aunque por el contrario su incidencia sí ha sido muy fuerte sobre los trabajadores sanitarios…

Andalucía ha podido afrontar esta crisis sanitaria con una sanidad pública que, siendo obviamente mejorable, es una sanidad pública fuerte, macerada con 4 décadas de gestión socialista que nos ha permitido contar hoy con un sistema público que ha estado a la altura de las circunstancias. Por desgracia, año y medio de gobierno de las derechas en la Junta ha propiciado las primeras grietas en el edificio, agravada con una gestión torpe, ineficaz y con una alarmante improvisación. Esto se ha visto especialmente en la falta de protección de nuestros trabajadores sanitarios, reflejada en las cifras y denunciada por los sindicatos y las organizaciones profesionales. Lo que ha ocurrido en Jaén, por ejemplo, ha sido realmente preocupante, con una Junta avisando a sus profesionales sanitarios de que se iban a contagiar porque era incapaz de garantizar su protección. Ha sido inaceptable.

¿Cómo ve la recuperación en la provincia de Jaén?

Yo soy optimista por naturaleza, así que confío en que seamos capaces de superar las dificultades. Pero es verdad que depende de las gafas que nos pongamos para ver esa recuperación. Si me pongo las gafas de la Diputación Provincial y las de esos ayuntamientos que están realizando un trabajo admirable al servicio de sus vecinos, soy muy optimista. Planes extraordinarios, como el de 15 millones de la Diputación, reparto de mascarillas y otros materiales de protección, operativos de limpieza y desinfección, servicios de ayuda a las familias y colectivos más vulnerables, respaldo a pequeñas empresas y comerciantes… Ha sido un sinfín de medidas… Pero si me pongo las gafas de la Junta de Andalucía, tengo que decirle que veo el futuro con preocupación. Hay una falta de planificación inquietante: lo estamos viendo con el inicio del curso escolar, con la falta de refuerzo de la atención primaria, con el recorte del dinero para los planes de empleo en los pueblos, con la ausencia de recursos para municipios mayores de 5.000 habitantes, con su desinterés por el plan especial para provincias del interior que le hemos pedido…. El presidente Moreno Bonilla todavía no se ha enterado de que ya es la Junta la que está al mando, la que debe liderar la recuperación, la que tiene que impulsar el diálogo para llegar a acuerdos que permitan poner recursos encima de la mesa. Por desgracia, mi conclusión es que afrontamos una situación de dificultad histórica y que al PP esto le viene muy grande. Ojalá me equivoque y veamos un giro en la Junta en las próximas semanas, porque ello irá en beneficio de nuestros municipios y de nuestros vecinos y vecinas.

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies