Nefasta gestión de la Junta de derechas

Sigue la escandalosa pasividad de la Junta con los comedores: ayer la empresa aún no había entregado prácticamente nada de la documentación exigida

Mercedes Gámez denuncia que la Junta que “se está riendo de las 1.500 familias”, califica de “vergüenza histórica” lo que está ocurriendo y reitera la exigencia a Imbroda de que cese al delegado “y tome las riendas de la crisis”

Mercedes Gámez

Sigue la escandalosa pasividad de la Junta de derechas para reactivar los comedores escolares. La parlamentaria andaluza Mercedes Gámez denuncia que ayer 21 de enero a la empresa Col-Servicol todavía le faltaba por entregar la práctica totalidad de la documentación requerida para poder finalizar el procedimiento y reactivar el servicio de comedor en 37 colegios.

Gámez califica de “monumental tomadura de pelo” que ayer hubiera una reunión en Sevilla para constatar que a la empresa le faltaba una quincena de documentos por entregar. “Se están riendo de las 1.500 familias afectadas. La Consejería no puede decir que se está volcando con este asunto y no asegurarse de que la empresa acude a la cita de ayer con toda la documentación pertinente. Es una vergüenza histórica lo que está ocurriendo”, señala.

La Junta le ha dado de plazo a la empresa hasta el 24 de enero para presentar toda esa documentación, por lo que el retraso injustificado en la reactivación del servicio “vuelve a estar encima de la mesa”. Faltan, entre otros documentos, algunos tan elementales como los acreditativos de la personalidad y capacidad de la empresa licitadora, su solvencia económica, su disposición de medios para cumplir con el servicio, sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, el seguro o la declaración responsable de protección de los menores. “La Junta no tiene todavía ni el DNI de la empresa”, ironiza.

Gámez ve “verdaderamente increíble” lo que está ocurriendo con este episodio “bochornoso” de los comedores y vuelve a exigir al consejero de Educación “que cese de inmediato a este delegado y que tome las riendas personalmente para solucionar este gravísimo problema que lleva ya más de 3 meses perjudicando a 1.500 familias”.

“Lo peor ya no es el daño ocasionado. Lo peor empieza a ser la sensación de que la Junta se desentiende del tema, de que no facilita ninguna información fiable, de que no les preocupa el drama de las familias y de que incluso se están choteando de ellas. Desde luego, comprendemos la indignación total y absoluta que deben sentir estas 1.500 familias a las que se ha engañado continuamente desde el minuto 1 de esta crisis”, lamenta.

  Cortes de sonido

Compartir