Batería de preguntas en el Parlamento

Férriz exige explicaciones a la Junta por el hundimiento premeditado de la sanidad pública en medio de la pandemia

La coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista, Ángeles Férriz, alertó hoy del “hundimiento premeditado, inhumano y brutal de la sanidad pública por parte de la Junta de Andalucía” en la provincia de Jaén y lamentó que la pandemia haya sido “una coartada” para emprender “su desmantelamiento definitivo”. “Nunca nadie hizo tanto daño a la sanidad pública en tan poco tiempo. Hoy la sanidad pública está en las peores manos posibles en el peor momento posible”, sentenció.

En rueda de prensa, Férriz anunció la presentación de una batería de preguntas parlamentarias para que la Consejería de Salud detalle si ha tomado algún tipo de medidas de refuerzo en los 8 hospitales de la provincia. En concreto, el PSOE ha registrado preguntas para que la Junta informe sobre “el número de pruebas PCR que se han realizado en estos centros, así como el material de protección dado a los profesionales y si existen planes de contingencia en cada hospital y, en caso afirmativo, el detalle de los mismos”.

También pregunta “por el número de personas contagiadas registradas en cada hospital y específicamente la cifra de personal sanitario, así como el número de bajas médicos y de contrataciones para reforzar la plantilla”. Asimismo, pregunta por el número de rastreadores, tanto los contratados expresamente para esta tarea, como los profesionales sanitarios que han compaginado su trabajo con esta labor.

La parlamentaria socialista relató la crítica situación por la que atraviesan los hospitales de la provincia de Jaén. Denunció que la Junta no está contratando los refuerzos necesarios y puso como ejemplo el Hospital de Úbeda, “donde nos dicen que el 40% de los profesionales sanitarios han resultado contagiados y que por tanto las escasas contrataciones no han sido suficientes”. Además, las UCI’s se encuentran al borde del colapso, con picos de ocupación que han alcanzado el 70% en Úbeda y Linares y que han llegado “a sobrepasar totalmente la capacidad del Hospital Médico-Quirúrgico de Jaén, que tuvo incluso que habilitar boxes dobles para poder atender a pacientes”.

Además, denunció que la Junta de Andalucía está “racaneando” el material de protección en los hospitales, algo que es “una auténtica vergüenza que debería abochornar a la derecha en una provincia donde los profesionales han liderado las tasas de contagio”. En concreto, se facilitan mascarillas que hay que desechar después de una jornada. Sin embargo, la Junta las renueva cada 3 días. Así las cosas, incluso se ha llegado a un punto “en el que los profesionales se están comprando su propio material de protección”, algo que es “inadmisible” y que demuestra que la Junta “está abandonando a su suerte a los profesionales sanitarios”.

A esto hay que sumar que el colapso de los centros de salud está provocando a su vez “el colapso en las Urgencias de Hospitales como el del Linares”, ya que la gente que no es atendida en atención primaria acaba por irse a las Urgencias hospitalarias.

La situación no es mejor en los CHARES, con “un desmantelamiento de especialidades y profesionales en el Hospital de Andújar”, donde la ausencia de especialistas es “alarmante” y en los próximos meses “va a ir a peor”. A esto hay que añadir que se están derivando ya pacientes de Traumatología a clínicas privadas, donde por cierto “sólo quieren operaciones sencillas, los complicadas se devuelven al CHARE”.

Por su parte, el Hospital de Cazorla “sigue operativo sólo al 20%”, por lo que aseguró “comprender y compartir la frustración y la impotencia” de alcaldes y vecinos de la comarca, que vieron cómo las derechas tardaron un año en abrir el Hospital a pesar de que se lo encontraron ejecutado.

Además, en el Hospital de la Sierra de Segura “el desplome de especialidades también es un hecho”. Allí se están derivando servicios a la sanidad privada”, como ocurre con las colonoscopias y endoscopias, pruebas que se están realizando en clínicas privadas de Córdoba. A esto hay que sumar especialidades como Traumatología, que lleva mes y medio sin traumatólogo; Digestivo, con profesionales en servicio sólo los sábados porque entre semana trabajan en otros hospitales; o el radiólogo que ha pasado a ser compartido con Cazorla y que, por tanto, ha reducido sus días de atención en Segura.

En este contexto caótico, la Junta de Andalucía suma 7 dimisiones de altos cargos en la sanidad pública en apenas año y medio. Han dimitido 3 directores médicos del Distrito Jaén-Jaén Sur, 1 directora de Cuidados del mismo Distrito, 1 gerente del Complejo Hospitalario de Jaén, 1 director médico del citado Complejo y 1 director médico del Hospital de Linares. “Esto es lo nunca visto en toda la historia de la sanidad pública andaluza. Y nadie dice nada. ¿Dónde se mete Maribel Lozano? ¿Dónde está la delegada de la Junta en Jaén? Está totalmente ausente de los problemas y es incapaz de dar explicaciones sobre esta jaula de grillos”, reprochó.

En la misma línea, preguntó “qué pasa con la directora-gerente del Distrito Jaén-Jaén Sur” y cuestionó directamente “por qué es intocable, por qué nadie da explicaciones de su nefasta gestión y por qué es la gran protegida?”

“El PP se pasó todo el mes de mayo criticando al Gobierno de España, votando en contra del Estado de Alarma y pidiendo el mando para Andalucía. 5 meses después, la gestión de la Junta de Andalucía frente a la pandemia ha sido un completo desastre. Lo han empeorado todo”, concluyó.

  Cortes de sonido

  Comparte en redes sociales

  Más fotografías

Compartir